KissAudition

Nota de ultimateclassicrock.com.

 

No fue amor a primera vista y de hecho, la relación del guitarrista de Kiss, Ace Frehley con sus colegas Gene Simmons y Paul Stanley a menudo iba a ser tensa. Pero cuando Frehley se presentó a una audición para la banda el 3 de enero de 1973, nadie pudo negar que había magia en el aire.

“El guitarrista principal debe tener chispa y habilidad”, decía el anuncio de Village Voice publicado por Stanley el mes anterior. “Álbum en breve. No pierdas el tiempo, por favor”. Las palabras que llamaron la atención no fueron del todo precisas ya que Kiss, entonces conocido como Wicked Lester, había terminado su contrato discográfico. Cuando Frehley leyó el aviso por primera vez, sabía que era una de las muchas docenas de anuncios gratuitos similares en cada edición del periódico semanal. Sin embargo, algo lo trajo de vuelta a este.

“Me encantaba tocar la guitarra y sabía que era bastante bueno en eso, así que eso es lo que quería hacer con mi vida”, escribió Frehley en su libro de 2011 No Regrets. “No había otras opciones. Tengo que ser paciente y esperar a que llegue la oportunidad correcta”. Se preguntó si el anuncio de Stanley era esa oportunidad, a pesar de que descartó a la mayoría de ellos como “pura mierda”. Pero, pensó: “joder, tengo chispa y seguro como el infierno que tengo habilidad. Dudaba la parte de que la banda tuviera un álbum “pronto”, pero parecía que valía la pena investigar al menos”.

Llamó al número de teléfono y tuvo en una conversación “formal” con Stanley, quien le hizo varias preguntas. Se describió a sí mismo como “un poco como Keith Richards”, aunque sabía que casi todos los guitarristas en ese momento eran altos, delgados y con cabello largo. Al final de la llamada, Frehley todavía no estaba convencido, pero dijo que pensaría en “Atención a las próximas audiciones”. Más tarde dijo que si hubiera sabido la verdad sobre el contrato de Wicked Lester,”probablemente se habría quedado en casa ese día, lo que obviamente habría sido el error de toda una vida”.

Cuando llegó el 3 de enero, Frehley tuvo que confiar en que su madre lo llevaría al número 10 de East 23rd Street, sobre el Live Bait Bar, en la ciudad de Nueva York, porque quería llevar su amplificador y no podía hacerlo en el subterráneo. Y tampoco podía pagar un taxi. Cuando llegó allí, experimentó un ataque de “nerviosismo” y decidió bajarlo con una lata de cerveza de 16 onzas en el vestíbulo antes de subir las escaleras para encontrar la habitación donde le esperaba su futuro.

Adentro, Simmons, Stanley y el baterista Peter Criss estaban en el proceso de audicionar a Bob Kulick, quien luego caería en la órbita de la banda. “Tuvimos alrededor de 50 muchachos”, recordó Stanley en una función de televisión de los años 80. “Bob fue muy, muy bueno. De repente un tipo entró con una zapatilla naranja y una roja. Pensé que un vagabundo había entrado de la calle, excepto que llevaba una guitarra”, agregó Simmons. Frehley notó que se habían dicho muchas cosas con sus zapatillas de deporte mal combinadas, pero solo se trataba de salir corriendo de la casa y no darse cuenta de lo que había hecho hasta que estaba en camino a la audición. “Sin embargo, no estaba preocupado”, dijo. “Pensé que me veía genial”.

“Pasó junto a nosotros, no dijo una palabra ni nada”, continuó Simmons. “Y básicamente enchufó su guitarra y comenzó a tocar, casi lo tiramos”, dijo Stanley. ‘¿Quién demonios eres? ¡Cállate! ¡Siéntate y espera tu turno!’, Recordó Simmons, “Pensé, ‘Chico, este tipo está espaciado, fuera de su mente'”. Frehley recordó que Simmons le dijo que estaba siendo grosero, así que se disculpó. También recordó haberse rehusado a completar la solicitud de trabajo que se le presentó, pensando: “Si querían saber más sobre mí, podrían preguntar”.

Cuando finalmente llegó su turno, Frehley dijo que Simmons amenazó con “patearme el trasero si resultaba que estaba perdiendo el tiempo”. Rápidamente resultó ser una audición memorable, en lugar de una discusión sobre influencias mutuas y encontrar canciones que ambas partes puedan conocer, la banda realizó un original, “Deuce“, y le pidió a Frehley que tocara. Lanzó “cada nota genial” en la que podía pensar en el solo, pensando para sí mismo: “Si este es el tipo de cosas que estos chicos están escribiendo, entonces podrían estar haciendo algo”.

Después de 20 o 30 minutos, Frehley sintió que triunfó en la audición “Y sentí que estos muchachos tenían potencial, pero no tenía expectativas para cambiar el mundo ni nada. No fue tan dramático… Sin embargo, quería entrar”.

Ellos también lo querían a él. “Cuando todos nos conectamos y tocamos juntos, había magia”, recordó Stanley. Simmons estuvo de acuerdo. “Tan pronto como tocó, fue todo”, dijo. La pareja, junto con Criss, fueron a ver a Frehley actuar unas semanas más tarde, luego lo invitaron a su loft, hablaron y tomaron un poco, luego le ofrecieron el trabajo. Para ese momento, la banda ya no se llamaba Wicked Lester. El resto, con todos sus altibajos, es Kisstoria.

 

Nota original:

https://ultimateclassicrock.com/ace-frehley-kiss-audition/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s